Miguel Galvan

Si tu almacén no está funcionando como debería, es que probablemente existen varias cosas que andan mal. Por ejemplo, si tu almacén no dispone de espacios libres para dejar mercancía y está colocada por los pasillos o zonas que en un principio no están destinadas a almacenar mercancía, o no cuenta con una configuración adecuada, debido a la evolución que ha tenido la empresa en variedad de productos, clientes, etc., o solo el personal que trabaja en el almacén, tiene el conocimiento de dónde se encuentra situado el stock de los diferentes productos o existen continuas equivocaciones en las operaciones de picking, o el tiempo de manipulación de la mercancía se ve incrementado, el plazo de entrega a tus clientes por lo tanto será mayor y si quizás tengas que incrementar el número de personas, etc., todo lo anterior se puede resumir en pérdida de productividad, roturas de stock, obsolescencia de mercadería, etc. generando esto altos costos operativos, perdidas de clientes, alta tasa de rotación de personal, etc.

Por la presión del día a día, muchos directivos de empresas pierden de vista lo importante y se concentran en lo urgente. Muchas veces confunden las coyunturas con las causas; pero no saben que las coyunturas son los efectos. Incluso por temperamento y estilo de dirección, los ejecutivos toman el camino equivocado, que generalmente está trazado por ellos mismos. Pese a las ventajas competitivas que otorga un buen manejo de la logística, no todos los directivos tienen claro que esta gestión es fundamental para el cumplimiento de sus objetivos; tampoco saben cuál es el alcance real y el aporte de aquélla para sus negocios

Cuando finalmente toman conciencia y deciden recurrir a un experto (consultor), están dando el primer paso hacia la solución de sus problemas.

En efecto, la consultoria en el ámbito de la logística brinda a sus clientes los servicios puntuales, según la necesidad, cuando de resolver una situación particular en alguna parte del proceso logístico se trata o para definir las expectativas de resultados que el cliente necesita, dado que el proceso de gestión logístico puede tener enfoques de diversa naturaleza, de carácter estratégico, táctico y operativo.

Si la empresa es consciente que debe de cambiar, e incluso sabe a dónde quiere ir, pero no tiene muy claro cómo llegar a ese objetivo, entonces debe buscar asesoramiento externo y convocar a una empresa de consultoria.

Una consultoria contribuirá con la empresa a:

  • Focalizar directamente los problemas y resolverlos, algunas veces problemas en que la empresa no tiene experiencia en resolverlos.
  • Aportar su experiencia que algunas veces están fuera de las competencias del personal de la compañía.
  • Aprovechar su experiencia para asesorar sobre compra de nuevos equipamientos o sistemas, en que requiere una fuerte inversión, a fin de minimizar el riesgo.
  • Transferir conocimiento a los equipos de trabajo de la empresa que se conformen, esto mejorara  las habilidades del personal, aportando también de esta forma valor a la empresa.
  • Liberar de trabajos a los directivos para que puedan focalizarse en cuestiones más estratégicas.
  • Tener punto de vista objetivo e imparcial que el personal de la empresa, ya que no tienen intereses propios.
  • Introducir las mejores prácticas utilizadas por las empresas top, ayudándolas a mantenerse actualizadas con los nuevos procesos y sistemas.
  • Minimizar los tiempos de un proyecto, al ser contratados en exclusiva para ese proyecto, ya que generalmente, el personal de la empresa, no tiene tiempo para centrarse únicamente en un solo proyecto.
  • Puede ser más económico, algunas veces contratar a un consultor especializado para proyectos ocasionales que tener a personal estable durante todo el año.

Muchas veces los cambios sugeridos en una consultoria implican cambios en procesos, en introducción de herramientas tecnológicas, en implementación de mediciones e incluso en el factor humano de la empresa, que requieren asesoría por un tiempo para poder lograr esos cambios y obtener resultados planificados.

Finalmente, las empresas no pueden desconocer la ventaja competitiva que representa el tema logístico para la organización, si quieren ser más eficientes y eficaces, para ello, si no están en capacidad de mejorar por si solas, pueden acudir a empresas consultoras especializadas que aplican diferentes métodos, que finalmente, apuntan hacia la misma dirección: la satisfacción del cliente y a todos los beneficios que ello implica.